Hace un tiempo, conversando con una usuaria a la que presto el servicio de ayuda a domicilio en Málaga, me comentaba: “Ana, me sorprendes: ¿Tú cómo recuperas el ritmo en casa después de las vacaciones?” Y esa respuesta hace años que la tengo clarísima: cocinando para mi peque.

Cocinando para mi peque encuentro el equilibrio, porque no solo cocino para él, sino con él. Le involucro, pasamos tiempo de calidad disfrutando el uno del otro, y ambos de la cocina.

Y así, de inmediato las dos nos propusimos corroborarlo: nuestro objetivo sería frenar el caos que reinaba en su casa en aquel momento. Decidimos implementar el servicio de tuppers a domicilio que prestamos en la zona de Torremolinos y Benalmádena (Málaga), del que ya te había hablado aquí.

Pero, antes de eso te pondré en situación con más datos:

-las vacaciones habían finalizado y debían retomar rutinas que se habían desestabilizado.

-les costaba volver a los nuevos horarios.

-habían tenido magníficas veladas con familiares y amigos, pero repletas de comidas abundantes junto con demasiados dulces, que se habían combinado con mucha comida rápida, precongelada del supermercado.

-los virus, la gripe especialmente, estaba empezando a campar a sus anchas.

-el comportamiento del hijo mayor se había vuelto algo difícil, estaba más irritable.

¿Cómo recupero el ritmo cocinando para mi peque?

Para empezar, ese mismo día, hablamos sobre los enfados de su hijo. Se habían vuelto más frecuentes. ¿Recuerdas el post “Nuestro equilibrio, el equilibrio de nuestros peques”? En él, la experta en coaching infantil Esther Suárez nos invitaba a buscar la calma primero para poder transmitírsela a nuestros hijos.

Una vez hemos respirado e interiorizado que podemos cambiar la atmósfera de nuestro ambiente, porque será beneficioso para todos, el resto es pan comido, coser y cantar o, mejor dicho, cocinar y cantar. 

cocinando para mi peque comida a domicilio Torremolinos y Benalmádena

Imagen de @papayasecocinar

El trabajo es lo más parecido a recibir clases de cocina a domicilio, pero con el extra de que es una dinámica en la que se involucra toda la familia y que en un par de tardes se nota el resto del mes.

El plan de cocina en casa no solo es exclusivo para quienes viven en la Costa del Sol, sino que pueden beneficiarse quienes vienen a un Air Bnb a Torremolinos o Benalmádena y buscan cosas que hacer en con niños en Málaga. Si vienes de vacaciones puedes disfrutar del ocio en familia realizando una inmersión en la cocina mediterránea.

Qué platos suelo cocinar para “mis” peques

Está bien, no son mis peques, son los tuyos, los de mis familias usuarias pero les llamo así porque todo el trabajo que hago está pensado para que obtengan lo mejor. ¿O creías que el nombre de la web era casualidad?

Cuando planificamos el menú, antes de comenzar, les ofrezco una serie de alternativas especialmente ideadas para los niños:

Garbanzos con acelgas y pescado. Una de legumbres, pescado y verdura. El tres en uno ideal para cubrir todas sus necesidades.

Pollo con verduras ecológicas. El pollo suele ser un gran aliado en las casas donde hay niños. Su sabor suave gusta. Y más si ha crecido feliz en corral. Las verduras ecológicas no pueden hacerle mejor compañía, y si son cultivadas localmente como las de lacestadeverduras.com, mejor.

San Jacobos. Tu recurso para las improvisaciones. A los niños les encanta comerlos pero mucho más cocinarlo. Imagina: buscar el huevo, partirlo, batirlo, verter el pan, pasar por el pan rallado… Es toda una actividad de vida práctica en la que entran en juego todos los sentidos, la coordinación y la motricidad fina.

Cremas, sopas y caldos. Con verdura, con pescado… En un santiamén te arregla el cuerpo. Incluso hay casas en las que en una sesión solo cocinamos cremas y sopas. Por lo general son familias con bebés que llenan el congelador para garantizar la buena alimentación de sus criaturitas. Porque preparar sus cuerpos, sus barriguitas, durante los primeros años es fundamental para su salud.

Albóndigas. También son de esos platos que los niños disfrutan cocinando. Todo un reto para la motricidad fina. Pueden ir acompañadas de salsa de tomate o de verduras.

Salsa boloñesa. Igual que los sofritos, son fondos de “congelador” imprescindibles. Puede salvarte de más de un apuro culinario.

cocinando para mi peque Málaga

Foto de lacestadeverduras.com

Beneficios de la cocina a domicilio en Málaga

El servicio de tuppers a domicilio es beneficioso en multitud de sentidos. El primero porque involucrar a tus hijos, tras una programación previa de comida sana, hará que luego coman con más gusto lo que ellos mismos han cocinado.

El segundo porque pasarás tiempo de calidad junto a tu peque, disfrutando de una actividad preciosa, imprescindible en nuestras vidas. Le estarás enseñando algo útil para su futuro, a darle valor a las actividades relacionadas con el cuidado, a que gane autonomía. Este tiempo que pasaréis juntos va a repercutir directamente en su actitud, fruto muchas veces del ajetreado ritmo de vida que impide realizar actividades en familia.

Además, existe un hundicup que me suelen contar las madres cuando terminamos: como yo estoy presente, la novedad en casa, la llegada de aire renovado, hace que los niños se entusiasmen e involucren.

El tercer motivo por el que cocinar a domicilio en familia en Málaga ayuda a restablecer el equilibrio en casa es la alimentación sana: Comer sano no solo nos ayuda a prevenir las tan temidas gripes y virus que las casas con niños afrontan, sino que aceleran la recuperación.

Cada vez más expertos nos lo cuentan: para combatir virus hay que reforzar las dosis de vitaminas y nutrientes que devuelven la energía a peques y grandes. Lucía, mi pediatra, explica en este post que las vitaminas que los niños deben ingerir se encuentran en la verdura y fruta. Por eso planificamos con anterioridad el menú que prepararemos.

La alimentación sana que garantizamos con las sesiones de comida a domicilio en la zona de Torremolinos y Benalmádena, frenan virus pero aportan energía. Cuándo los niños tienen suficiente energía, cuando se alimentan correctamente, cuando no tienen que esperar para comer, su estado de ánimo es más apacible. Una comida rica en vitaminas, a tiempo, es una forma de evitar las rabietas.

Para terminar de encauzar ese caos que se crea cuando vas “atropellada” con los horarios, un poquito de ayuda a en casa trae paz: ¿A que no eres capaz de sentarte relajada ni diez minutos si a tu alrededor está todo fuera de lugar? Y entre pasar tiempo con tu hijo, cocinar y ordenar: ¿qué eliges? Porque no hay horas suficientes en el día para todo. Elígeme a mí para no tener que elegir más.

Ya sabes lo que tienes que responder cuándo te pregunten qué haces para que tu día a día fluya: “Yo, cocinando para mi peque”.