Y tú, ¿invitarías a Marie Kondo a tu casa? No para desayunar, sino para poner orden y organización en tu hogar y armonía en tu mente.

Vamos a hablar claro. Tú lo sabes. Yo lo sé. No es lo mismo “limpiar sobre limpio” que ir saliendo del paso. Me explico mejor. No es lo mismo tener que lavar los platos o poner un lavavajillas, que hacer eso; limpiar el horno, el frigorífico y el microondas; darte cuenta de que tienes comida pasada de fecha en tu refrigerador desde que Cobi presentó las Olimpiadas; quitar las migas del tostador…

Puedo seguir, porque tantos años trabajando en cocina y prestando ayuda a domicilio en Málaga, me dan mil ejemplos.

-¿Cuándo fue la última vez que desmontaste la campana extractora de humo?

-¿Cuántos utensilios de cocina tienes? ¿Cuántos usas en realidad? Confiesa, Ikea y las ofertas del Lidl te pueden a ti también.

-¿Y las gotitas de los cristales de la ventana de la cocina?

-¿Sabrías decirme qué guardas en tu despensa? Aaaay… esa lata de melocotón en almíbar que compraste cuando te mudaste sigue ahí.

Ahora sí, dejando el tono de humor, quiero contarte algo que me sucedía con mis primeros clientes, mis primeras familias. Me pedían que fuera un par de horas a la semana para recibir ayuda en el hogar pensando que, en principio, era suficiente. Y lo es, pero nos quedamos en ese suficiente: el aprobado. A mí me gusta el sobresaliente y por eso empecé a implementar cambios.

Ahora puedo decir que esos cambios son para mejor, los resultados no engañan. Es preferible que le dedique más horas a la organización de una cocina, por ejemplo, y vuelva cada dos semanas a prestar ayuda en casa. Porque el trabajo que hago es más duradero, no se hace necesario que vuelva tan frecuentemente ya que la limpieza es visible más tiempo.

Y, quien dice la cocina, dice el baño, tu dormitorio, el salón, la habitación donde vas acumulando esas cositas que ya no usas, organizar los armarios

Otra de las ventajas cuando empiezas a poner orden y que me agradecen las familias de Málaga a las que ayudo con la organización de la casa, es que se dan cuenta de las posesiones materiales que tienen. A este respecto, Marie Kondo, una de las 100 personas más influyentes del mundo, nos invita a rodearnos solamente de lo que nos hace felices.

De este modo, al hacer una limpieza en profundidad, las familias se dan cuenta de aquellas posesiones a las que no le dan uso. Te aseguro que disfrutan deshaciéndose de ellas. Hay quien se anima a venderlas en plataformas de segunda mano, como wallapop y se sacan un dinero extra, o quien las regala a alguien que puede darles una segunda vida.

Siguiendo con las premisas de Marie Kondo, si ponemos orden en la casa, el lugar donde pasamos gran parte de nuestras vidas, no tendremos elementos que distraigan nuestra atención para poder poner el foco en nuestro interior. Y añado yo:

Es una gozada para todos los sentidos estar en un lugar despejado y limpio.

¿Qué conseguirás siguiendo mi filosofía de limpieza y organización en la casa?

Limpieza más duradera. Tardas menos en recoger y limpiar en el día a día, porque solo tienes que dar “un lavado de cara”.

-Empiezas a ser consciente de tus pertenencias.

-Encuentras a la primera lo que buscas.

-Puedes practicar el desapego de eso objetos que ya no usas y ganar un dinero extra vendiéndolo.

-Estás un paso más cerca de encontrar tu equilibrio personal, un paso más cerca para tu felicidad.

-No tienes que recibir mi visita tan frecuentemente porque no es necesario. Unas cinco horas cada quince días es suficiente.

-Si te llega una visita improvisada no tienes excusas para disfrutar de ella.

¡¿A que tú también te animas a marcarte un Marie Kondo en casa?! Déjame que te preste mi ayuda con la organización, llevo años trabajando con familias de Málaga que avalan los resultados.